La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

El ejercicio físico, un tratamiento modificador de la Esclerosis Múltiple

Publicado 10/07/2016

Una revisión actualizada de investigadores y clínicos considera que el ejercicio y la actividad física se asocia a una reducción de las recaídas, disminución de la discapacidad y del volumen de las lesiones, mejora el rendimiento neurológico y en particular sobre los resultados en la marcha (caminar) en la Esclerosis Múltiple.

Los fármacos modificadores de la enfermedad representan la primera línea de tratamiento para  modificar la actividad de la Esclerosis Múltiple y su progresión. Por ejemplo el uso temprano de interferones, puede alterar el curso de la Esclerosis Múltiple reduciendo el número y volumen de lesiones, identificadas mediante Resonancia Magnética, y las tasas de recaídas y progresión de la enfermedad.

A pesar del tratamiento, a largo plazo, todavía pueden aparecer recaídas y lesiones con progresión de la discapacidad neurológica. Esto pone de relieve la importancia de considerar otros enfoques que puedan representar otros tratamientos que ayuden a las fármacos modificadores de la Esclerosis Múltiple.

Existe consenso sobre el impacto del estilo de vida, como el ejercicio o la actividad física, para la cubrir las deficiencias de la gestión de los síntomas y la calidad de vida de personas con Esclerosis Múltiple. Algunos investigadores consideran que el ejercicio físico es el enfoque no farmacológico más eficaz para controlar los síntomas relacionados con la Esclerosis Múltiple. Esta opinión está basada en ensayos clínicos sobre los efectos del entrenamiento físico y sus resultados sobre la fatiga, la depresión y la calidad de vida.

La idea de que el estilo de vida, en particular el ejercicio y la actividad física, ejerce un efecto modificador de la Esclerosis Múltiple ha sido , en gran parte, meramente especulativa por lo que los autores de este estudio consideran que es un buen momento para realizar una revisión de la literatura científica existente. El estudio que comentamos hoy ofrece una revisión actualizada sobre el ejercicio físico como tratamiento modificador de la Esclerosis Múltiple.

Esta revisión llega a la conclusión  el ejercicio y la actividad física se han asociado a una disminución del número de recaídas, progresión de la discapacidad, volumen de lesiones y mejora del rendimiento neurológico y en particular en los resultados en la marcha. Esta evidencia deriva del análisis de diferentes ensayos clínicos y estudios transversales y prospectivos proporcionando un efecto positivo del ejercicio sobre la gestión de la Esclerosis Múltiple. Sin embargo los datos disponibles todavía son preliminares sobre si el ejercicio podría tener efecto sobre los marcadores de la modificación y progresión de la Esclerosis Múltiple.

 

¡Ponte en marcha Ya!

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?